Scones de Buttermilk: Un dulce y tradicional sabor Escocés.



E

sta semana haré una pequeña excepción en mi rutina semanal de publicación. Además del post que vengo publicando los últimos meses en Jueves (como el de hoy), el Sábado 15 publicaré otro que para mi será un poco más especial de la cuenta. Y es que el 15 de Noviembre se celebra en U.S.A el Día Nacional del Bundt Cake. Aquell@s que tengáis un blog culinario o dedicado a la Repostería, seguramente ya estaréis al tanto, y l@s que no, es posible que también, puesto que esta celebración ha corrido como la pólvora en nuestro país y en otros muchos fuera de la frontera estadounidense y es ya muy habitual que en esa fecha multitud de recetas y fotografías de Bundt Cakes ocupen gran parte de la Blogosfera. 

Ésta será mi 1ª celebración del National Bundt Cake Day y aunque no soy yo muy amiga de participar en reuniones reposteriles y virtuales(simplemente por cierto pudor) me he animado a formar parte de un evento que han organizado las chicas del precioso Blog I love Bundt Cakes. Si pincháis en la foto, ésta os llevará al post en el que se especifican todos los detalles de este evento. Quizás haya algún o alguna rezagad@ al que le interese participar. Si es así, os aviso de que mañana día 13 a las 24 horas termina el plazo para enviar una foto del Bundt que se va a presentar junto con un enlace al Blog que lo representa. ¡Ánimo, todavía estáis a tiempo!


NOTA: ¡El plazo de presentación se ha ampliado hasta el Viernes 14 a las 24.00 h.!

Y ahora paso ya a la receta que nos ocupa. Hoy os traigo una pequeña delicia de bollitos de origen escocés, los Scones, cuya textura está a caballo entre la galleta y un panecillo. Parte indispensable de desayunos y meriendas (son unos de los protagonistas del afternoon tea, el té de la tarde, y del high tea), estos panecillos dulces y de aroma inconfundible típicos de Escocia son, además de irresistibles, muy versátiles. La mayoría de hogares escoceses tiene su propia receta para elaborarlos, que se transmite de generación en generación.



Desde los primeros Scones, que se cocinaban en la plancha a base de avena y se cortaban en porciones triangulares, en Escocia han surgido múltiples variedades de este alimento: Soda Scones (similares al pan de soda), Tattie Scones (pastelitos de patata fritos que se sirven con el desayuno), Drop Scones (tortitas a la escocesa), Bannocks (tortas de pan triangulares y planas)… Los más conocidos, sin embargo, son los panecillos redondos que se elaboran en el horno a base de harina de trigo, mantequilla y levadura en polvo, y que suelen servirse templados y abiertos por la mitad. Además de la versión básica, las panaderías y supermercados escoceses también suelen comercializar Scones de frutas (con pasas, arándanos o cerezas) o también de queso.

[Fuente: Blog Más Edimburgo].



Receta de los Scones. Adaptada del Blog Sugartremens.


Ingredientes: (Para 15 Scones aprox.)
  1. 340 gr. de harina.
  2. 4 cdtas de impulsor químico (Levadura Royal).
  3. 1 cdta de sal.
  4. 100 gr. de azúcar súperfino.
  5. 85 gr. de mantequilla, cortada en daditos y a temperatura ambiente.
  6. Nata montada para rellenar (opcional).
  7. 175 ml. de Buttermilk a temperatura ambiente. (Recordad que podéis elaborarlo en casa con la misma proporción de leche y una cucharada de zumo de Limón).

Preparación:
  • Precalentar el horno a 180ºC (con el ventilador arriba y abajo) ó a 200ºC (sin ventilador).
  • En un bol grande, mezclar la harina, la sal, la levadura y el azúcar.
  • Añadir la mantequilla y amasar con las manos hasta que nos quede una mezcla como desmigada.
  • Hacer un hueco en el medio y verter el buttermilk.
  • Seguir amasando hasta que nos quede una bola homogénea que se despegue de las paredes. Al principio estará un poco pegajosa, pero a medida que amasemos y la harina se incorpore, se irá volviendo más manejable.
  • Poner la masa en una superficie ligeramente enharinada (no pasarse con la harina, sólo una poca para que no se pegue la masa a la superficie, sino la masa absorberá la harina).
  • Estirar la masa con un rodillo hasta que tenga un grosor de unos 2,5 cm y cortar en círculos de unos 5 cm. de diámetro. No hacer la masa muy fina, ya que luego tendremos que cortarlos por la mitad. Intentar que todos los Scones tengan el mismo grosor para que horneen uniformemente.
  • Con la ayuda de una espátula, transferir los círculos a una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, dejando un poco de espacio entre ellos.
  • Volver a estirar la masa restante y seguir cortando círculos hasta que se haya acabado.
  • Hornear los Scones durante 12-15 min. Tienen que quedar ligeramente dorados.
  • Sacarlos del horno y ponerlos a enfriar en una rejilla. Abrirlos por la mitad cuando todavía estén un poco calientes.
  • Rellenar con lo que se desee. En mi caso, con Mermelada de Arándanos.


Preparar Scones en casa es muy simple y se tarda menos de una hora, así que son ideales para cualquier desayuno o merienda. El acompañamiento tradicional de los Scones, además de la mermelada o la mantequilla, es la Clotted Cream, una nata densa típica de Inglaterra. En el Reino Unido existen muchos tipos de nata con distintas proporciones de grasa, y a menudo los dulces también se sirven con Crème Fraîche francesa, más ácida, pero la Clotted Cream (literalmente, "nata coagulada") es, sin duda, una de las más curiosas. Yo los acompañé simplemente con una mermelada casera de Arándanos y resultaron sencillos y deliciosos.



¡Qué gusto da hornear ahora que el mal tiempo acompaña! Pero aún da más gusto saborear el resultado de nuestras horas de preparación y horneado, ¡pocas cosas causan tanta satisfacción!

Me despido de vosotr@s hasta el Sábado, mientras tanto ¡sed felices y abrigaros bien! jajaj

¡Un besito para tod@s!

Image and video hosting by TinyPic


          
        



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...