Flan de Castañas... ¡Ya está aquí el dulce Otoño!



A
quí está. Un año más. El calendario nos trajo el mes de Septiembre, y con él, ya casi finalizado, se ha plantado el Otoño. ¡Me encanta! Para mi, ésta es una estación taaaan bonita. Os lo habré repetido un buen número de veces... Aquí, sin ir más lejos, y aquí, y también en el apartado Sobre mí... Vamos, que me podéis llamar cansina y no tendría más remedio que daros la razón  jeje 

A pesar de que las horas de luz van menguando poco a poco y de la llamada “depresión estacional” que según los expertos sufren muchas personas por ese motivo, de los cambios bruscos y repentinos de temperatura (aunque para hacer honor a la verdad, de momento el clima está siendo bastante generoso por aquí, será para compensar el Verano más bien ruinoso que hemos tenido…) el Otoño tiene un encanto especial del que carecen el resto de las estaciones.

Es una época de cambios y de nuevos propósitos para mucha gente, algo así como el comienzo de año, pero en Septiembre. 

Y también es el momento en el que la Naturaleza se viste de maravillosos colores y nos ofrece frutas que nos aportan energía, vitaminas y antioxidantes, ayudándonos a afrontar el frío de la siguiente estación, el Invierno, y prevenir resfriados, reforzando las defensas.





De este modo, llegan a los mercados -y por ende- a  nuestras despensas,  frutas como: Higos, Membrillos, Uvas, Caquis, Granadas, Manzanas, Peras, Kiwis... todas ellas en su mejor momento nutricional y de sabor.

Así mismo, el cambio de temperatura de los meses otoñales nos trae también una gran variedad de hortalizas que nos ayudarán a que nuestras recetas sean ligeras, saludables y por supuesto, sabrosas: Calabazas, Grelos, Endibias, Nabos, Coles de Bruselas, Boniatos, Acelgas o Escarolas pasarán a formar parte de nuestros menús durante los próximos meses. Son productos fundamentales en la gastronomía otoñal con los que preparar guisos de verduras, legumbres y ensaladas. Además, no hay que olvidar que en Otoño comienza la muy ansiada temporada de Setas, dando la bienvenida también a las valiosas Trufas.




Seguro que estáis echando algo de menos entre tanta fruta y hortaliza otoñal... Pero no me olvido, los he dejado para el final, ¡cómo me iba a olvidar de los frutos secos con lo que a mi me gustan! Y aunque hoy en día podemos disfrutarlos durante todo el año porque los encontramos envasados en cualquier tienda de comestibles o súpermercado, son todo un símbolo del Otoño y es una gozada verlos en el árbol o ya caídos en la tierra, justo en su punto óptimo de madurez.

En mi barrio contamos con muchos hermosos Castaños tempraneros, que desde principios de este mes, se van liberando poco a poco de infinidad de erizos que son los que contienen ese fruto tan valioso para nuestros paladares: ¡Ay las Castañas, qué sería del Otoño sin ellas! Tantas veces que habré salido al monte a recogerlas, casi siempre húmedas y escondidas entre el manto infinito y de color dorado de las hojas ya caídas, y ese aroma inconfundible a Castañas asadas que recorre las calles de las ciudades y nos trae a la memoria nuestros más gratos recuerdos de la infancia y la juventud...

Pues como habréis podido observar en las fotos, de Castañas va hoy la cosa. Os traigo una receta de un Flan de Castañas, cuya textura es prácticamente de Pudding y que tiene un profundo sabor que no dejará indiferente a ningún/a amante de este fruto seco.





Receta del Flan de Castañas.


Ingredientes:

  1. 600 gr. de Castañas, no demasiado grandes (Pesarlas sin pelar, aunque después sí las pelemos).
  2. 5 huevos.
  3. 750 ml. de leche.
  4. 125 gr. de azúcar,
  5. 100 gr. de mantequilla.
  6. 1 cda. de Esencia de Vanilla.
  7. Caramelo líquido (En mi caso, utilicé Sirope de Arce).

Preparación:
  • Precalentamos el horno a 180ºC.
  • Caramelizamos un molde para flan (En mi caso, utilicé uno de 23 cm).
  • Retiramos la piel de las Castañas y las introducimos en una olla de tamaño grande.
  • Añadimos la leche, la mantequilla, la Vainilla y el azúcar.
  • Cocemos todo a fuego medio hasta que las Castañas estén bien blanditas. Si hemos escogido Castañas de tamaño mediano, les llevará entre 30-45 min. No debemos cocer a fuego fuerte para que la leche no reduzca demasiado, de ser así, nos quedaríamos sin apenas líquido y es muy posible que las Castañas no quedasen bien cocidas.
  • Una vez finalizada la cocción, retiramos del fuego y añadimos los huevos, mezclamos bien hasta que estén integrados.
  • Introducimos la batidora en el recipiente y trituramos la mezcla hasta que nos quede un puré suave y fino. Cuanto más grandes sean las Castañas y menos leche nos quede una vez finalizada la cocción, más gruesa será la textura del puré, como en mi caso. 
  • Verter el puré de Castañas en el molde ya preparado e introducir en el horno durante unos 30 min. o hasta que al introducir un palillo en el flan, éste salga limpio.
  • Sacamos del horno, dejamos enfriar y una vez frío, desmoldamos.
  • Se puede acompañar de un poco de Chantilly o incluso, para l@s que gusten de contrastar sabores, una bola de helado de Vainilla. De cualquier forma está bien rico.





Si sois muy aficionados a este fruto seco, os gustará el sabor y la textura de este flan. Las Castañas, durante la cocción, se van empapando del dulzor de la Vainilla y el azúcar. La leche, a su vez, durante la cocción les aporta untuosidad. En fin, que la mezcla resulta deliciosa. 

Os deseo un muy feliz comienzo de Otoño y que disfrutéis del fin de semana. Gracias por seguir al otro lado.

¡Un besito para tod@s!

Image and video hosting by TinyPic

          
        


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...